miércoles, 14 de enero de 2015

KIPSTR, la pulsera que graba lo que estás viendo cuando te quedas dormido

Cuando nos hablan de wearables, todos tenemos en mente las pulseras deportivas, esas que miden nuestro ritmo cardiaco, los pasos que hemos dado y calculan las calorías que hemos quemado haciendo ejercicio. Son sinónimo de vida sana. Pero a partir de ahora también pueden serlo de vida sedentaria, gracias a KipstR, la pulsera que haría las delicias de Homer Simpson.

Por fuera, KipstR es como los demás complementos tecnológico-deportivos: es una pulsera de plástico con un gran sensor. Pero por dentro, sus funciones no tienen nada que ver con sus ‘primas’. Este dispositivo reconoce cuando nos estamos quedando dormidos y automáticamente manda una señal a la televisión para que la película que estuviéramos viendo quede en pausa o empiece a ser grabada. Así, cuando nos despertemos al día siguiente, las podemos seguir viendo.


Así que nada de gimnasios, parques o campos de entrenamiento. KipstR ha sido diseñada para ser utilizada en el salón de casa, mientras luchamos por estar despiertos. La pulsera reconoce cuándo nos estamos quedando sopa gracias a que cuenta con un pulsioxímetro, un sensor que permite determinar el porcentaje de saturación de oxígeno de la hemoglobina en sangre mide el nivel de oxígeno en sangre. Cuando dormimos, esta medida disminuye. Al reconocer este cambio, KipstR envía una señal a la televisión para grabar lo que se está viendo en ese momento en directo, ya sea un partido de fútbol, una película o una serie.

Funciona con TIVo
Para que funcione, KipstR tiene que estar sincronizada con un aparato de TIVo, el servicio de pago que permite grabar en un dic duro y pausar la televisión en directo, que recibe a través de Internet, cable o satélite. En España, la compañía ONO lo oferta a sus clientes.

Y los que se queden despiertos junto al que lleve el dispositivo no tienen porque aguantar una pantalla en la que se vea algo en pausa o grabándose: pueden cambiar de canal sin problemas, ya que solo se quedará congelado o registrado el programa que estaba viendo el poseedor de la pulsera.

Detrás de KipstR hay dos jovencísimos emprendedores británicos: Ryan Oliver, de 15 años, y Jonathan Kingsley, de 14 años, ambos estudiantes y residentes en la ciudad de Manchester. Los dos han firmado un contrato de colaboración con Virgin Media para poder comercializar su invento.

La operadora británica está probando el invento con alguno de sus clientes en Reino Unido. Si la prueba tiene éxito, puede que KipstR se venda de forma masiva. Si llega ese día, ojalá incluya una opción para apagar las luces automáticamente.

Artículo sacado de es.finance.yahoo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario